Recomendación de manga: Jigokuraku

Recomendación de manga: Jigokuraku

Jigokuraku inició su serialización en enero de 2018 y terminó 3 años después, en enero de 2021. Es un manga escrito e ilustrado por Yuuji Kaku, quien fue previamente asistente de Tatsuki Fujimoto (Chainsaw Man, Fire Punch).

Un grupo de criminales son enviados a una isla, a cada uno de ellos lo acompaña un miembro del clan Yamada-Asaemon, expertos decapitadores y a quienes se les ha encargado vigilar cada uno a un criminal, están ordenados a matarlos al instante si alguno de ellos intenta huir.
La historia inicia con Gabimaru, uno de los asesinos ninja más despiadados de la aldea de Iwagakure, ha sido condenado a muerte por su traición al Shogun. A pesar de que han intentado matarlo de diferentes maneras, arrancándole las extremidades, quemándolo, cortándole la cabeza, Gabimaru es incapaz de morir.

Pero todo cambia cuando su decapitadora, Yamada-Asaemon Sagiri, le muestra que puede recuperar su libertad a cambio de un viaje en búsqueda de un elixir que hará inmortal al Shogun.

Su misión: encontrar el elixir de la vida.
Recompensa: ser absuelto de sus crímenes con el perdón del shogunato.

Gabimaru se presenta al principio como un hombre hueco, de ahí su apodo como Gabimaru the Hollow, él piensa que realmente lo es, su entrenamiento como shinobi lo forzó a no mostrar emociones nunca. Tanto era su reconocimiento que el propio jefe de la aldea al tenerle una estima muy alta, lo dejó casarse con una de sus hijas, Yui. Su vida cambió cuando se casó con ella. Yui tenía cubierta la cara con una cicatriz hecha por su propio padre, quien le quemó el rostro para que abandonara la esperanza de algún día vivir como una mujer normal, era la única persona que veía a Gabimaru por quien realmente era.

Tú no estás "vacío". Eres un hombre amable y bueno. Después de todo, tú eres el único al que no le disgusta ver mi cara.
-Palabras de Yui hacia Gabimaru.

Sagiri le hace ver a Gabimaru que él realmente quiere vivir por ella y un futuro a su lado. Que es ella la que lo motiva a seguir viviendo. De esta manera Gabimaru acepta la oportunidad de recuperar su libertad.
Entonces comienza la aventura, la historia se asienta y presenta a los demás criminales que competirán por conseguir el perdón del shogunato. Hay un maravilloso conjunto de personajes, todos ellos con personalidades únicas, diseños hermosos e interacciones.

Algo que hay que destacar de la obra es Sagiri, definitivamente una muy buena protagonista femenina. Es fuerte pero se permite ser vulnerable. El mensaje principal de Jigokuraku es que la debilidad y la fuerza están muy interconectadas, una no puede existir sin la otra, y creo que de todo el reparto, Sagiri es la que más lo representa. Cada personaje tiene su interesante historia, desarrollo y objetivo, los lazos creados durante su tiempo en la isla, y el cómo cada uno de ellos empezó a interesarse poco a poco por los demás.

¿Por qué recomiendo el manga?


La historia es muy interesante y mantiene al lector involucrado en todo momento. Una vez que empiezas a leerlo, no quieres parar. El ritmo no es apresurado pero tampoco es lento. Esencialmente, es una historia de tipo shōnen  "el bien" contra "el mal", repleta de buena acción, personajes interesantes y muchos giros argumentales. Sin embargo, va más allá de eso, en el sentido de que retrata las vidas de los involucrados de forma bastante "realista"; aunque la mitad del elenco está formado por humanos considerados criminales que merecen la pena capital, llegamos a ver los rasgos y las emociones humanas tan conocidas que brotan de ellos. Este manga no se limita a pintar su mundo en blanco y negro, sino que sirve para mostrar cómo nada es realmente uno u otro. A lo largo de la historia, vemos "lo bello", "lo feo", "lo perfecto", "lo abominable", "la fuerza", "la debilidad", "el bien" y "el mal", explorados de tal manera que nos hace preguntarnos si algo es lo que parece y si somos dignos de juzgar la naturaleza de las cosas o no. También toca temas como los objetivos personales y hasta dónde están dispuestos a llegar para alcanzarlos, la duda y la reconstrucción de uno mismo, la búsqueda de nuevas fuerzas, la pérdida, el odio y el perdón.

El arte es implemente hermoso. No importa el tipo de escena, el mangaka logra conservar la belleza dominante del arte y un grado de consistencia. Sin embargo, cuando las circunstancias lo requieren, va muy bien con el ambiente general del momento. Las apariencias externas de los personajes van bastante bien con sus personalidades en su mayor parte, y cuando se trata de paneles que realmente se centran en algo o en alguien, los detalles son absolutamente puntuales y se hacen con mucho cuidado. Es interesante que incluso en esos paneles en los que se supone que el lector se escandaliza o se le pone la piel de gallina, el arte mantiene su alto nivel, a pesar de la naturaleza repulsiva, espeluznante o sangrienta de la escena.

Es una rareza encontrar una mezcla tan fina de personajes aparentemente similares y sus motivos, pero tan completamente diferentes en el nivel fundamental. Desde el principio resulta bastante obvio que podemos dividir burdamente a los personajes en dos grupos según muchos criterios: posición social, género, bondad y maldad, inteligencia, especie. Sin embargo, es con el avance de la historia cuando vemos las pequeñas partes de sus personalidades y su historia personal que realmente hacen imposible considerar a cualquiera de ellos como puramente "bueno" o "malo". Absolutamente todos los personajes de importancia para la historia tienen un desarrollo de carácter, y la mayoría de los giros de la trama son inducidos por el personaje, ya sea debido a su inteligencia, ingenio o poder de adaptación. Una persona puede ser un villano a los ojos del mundo, pero el mayor héroe que jamás haya existido a los ojos de una sola persona. Debido a esto, muchos personajes de este manga tienen el potencial de protagonista, así como el de villano principal. Sin embargo, todo está bien equilibrado, y al final los papeles respetuosos que acaban teniendo se justifican en la historia de una forma u otra. Una cosa que separa a los personajes de Jigokuraku de los demás es lo bella y trágicamente humanos que son todos ellos: ya sea un samurái de clase alta, un asesino o una criatura divina, todos ellos mostrarán algún tipo de imperfección en algún momento, siendo recordados en el proceso de cómo nada está tallado en piedra, ni es para siempre. Puede que te resulte difícil odiar a cualquier personaje; tienen sus motivos, sus historias, sus corazones y sus almas delante de ti, y a medida que los sigues a través de sus batallas, encariñarte con al menos algunos de ellos es prácticamente inevitable.

Imagen del capítulo 1

Este manga tiene algunos puntos débiles, sí, pero ninguno de ellos es realmente molesto. El arte es asombroso, la acción es abrumadora, el concepto de la historia es básico, pero se modifica hasta convertirse en algo interesante. Especialmente la forma en que se explican y construyen los poderes en este mundo, algo muy emocionante, y eso es lo que más me gustó. En definitiva, es un manga de alto nivel y no una obra más del montón.

Acompaña a Gabimaru, un ninja sin corazón, en su búsqueda de la libertad.

About Author

Bayley
Bayley

Me gusta Detective Conan.

Ads